Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Cómo conocí a mi sobrina y no morí en el intento

Imagen
Por varios motivos, que no comentaré, llevaba una especie de mala racha sumada al cansancio de la semana (menos horas de trabajo que, créanme, cansa físicamente trabajar menos; más los cursos y talleres para profesores de inglés). Si a esto le sumo que solo dormí una hora para ir a coger el avión de Gran Canaria a Madrid, imagínense. Pasé el control de seguridad sin problemas, algo desesperado porque tenían que pasar dos filas por un mismo control y tenía el móvil apagado para saber qué hora era, y mosqueado porque con algunas personas se hacía la vista gorda cuando saltaba la luz roja: no entendí el concepto de seguridad de mi aeropuerto.
Me senté y calculé mentalmente, porque quería conservar la batería del móvil para cuando aterrizara en Madrid, que la hora de embarque se estaba retrasando (al final solo se retrasó unos diez o veinte minutos). Vi cómo una mujer, deduzco que africana, tuvo que quitarse de su espalda a una niña envuelta en una especie de paño para pasar el control …