Gracias a ti

Gracias por educar mi lectura, por consultar que lo que va a leer muchísima gente está bien escrito, por dudar de si es correcto y pedir una segunda opinión (!)...

Dejando aparte la ironía, yo también escribía ti con tilde por analogía con el pronombre personal o el adverbio de afirmación con sendas tildes diacríticas. El truco está en pensar que ti no tiene otro uso posible, así que siempre sonará tónico aunque nunca lleve tilde por ser monosílabo.


Tildes... Muchas veces faltan y en este caso sobran. Lo grave del asunto es que lo leemos constantemente en distintos medios con esa tilde de más, como en los ejemplos gráficos que expongo a continuación.


Séptima página de la novena edición (2007), editorial Almuzara, del libro Entre limones de Chris Stewart, traducido por Alicia de Benito Harland. Podemos observar un uso correcto de la raya de diálogo, ya que “precede a la intervención de cada uno de los interlocutores” y no deja “espacio de separación entre la raya y el comienzo” de la intervención, como el Diccionario panhispánico de dudas regula.


Captura del talent show de Cuatro Fama ¡a bailar!



Cartel promocional de la primavera de 2011 en el centro comercial La Ballena, en Las Palmas de Gran Canaria. Como el lenguaje publicitario tiene ciertas licencias, no hablaré de la omisión de la mayúscula a inicio de palabra en este caso (bueno, solo diré que me parece feísimo empezar con minúscula ahí). Sin embargo, sí comentaré que el primer uso de los puntos suspensivos es correcto; el segundo, no, ya que los puntos suspensivos "[s]e escriben siempre pegados a la palabra o el signo que los precede" pero "separados por un espacio de la palabra o el signo que los sigue" (según el Diccionario panhispánico de dudas, 2005, a fecha de la presente entrada).